Sea Of Tranquility



The Web Source for Progressive Rock, Progressive Metal & Jazz-Fusion
  Search   in       
Main Menu




Rewiring Genesis: A Tribute To The Lamb Lies Down on Broadway

Prog drummer for the stars (Kevin Gilbert, Spock's Beard, Kaviar, Neal Morse, Genesis), Nick D'Virgilio has taken on a very lofty of recording a tribute to the pinnacle work of Gabriel-era Genesis – The Lamb Lies Down on Broadway. With the help of Mark Hornsby in the production seat and other studio musicians, D'Virgilio applies his own "variations" to the piece with mixed results. When I first heard of this project, I was very excited at the prospect of something new of something old and with D'Virgilio as the creative force, it had to be crème-fresh right? Unfortunately….no.

Although interesting to listen to, it is confused in it's approach. Given the fact that tribute albums can be risky to begin with, they either seek to recreate note for note the original source or they "make it their own" with a new a sometime juxtaposed rendition. This CD tries to do both and suffers in the end for it.

The opening and title track introduces a new instrument pallet with horns. Okay, I'll bite, but the underlying music is note for note the original. Why not allow the horns to influence the piece? Strings are later introduced in "In the Cage", taking away from the drive and urgency from the original.

What was appealing about Peter Gabriel's swan song to Genesis, it was written around the dirty and rough-hewn storyline. Raw and visceral, dark and disturbing with jagged rhythms and sharp edged chords. The original had a great deal going for it. The original "Back in NYC" was teetering on heavy metal and D'Virgilio's version is anemic in comparison as the horns and Manhattan Transfer vocals detract from the power and energy. Admittedly in the press release, he finds blues and soul in the original, yet really does little to reflect that. The other thematic factor the original did well was to contrast the storyline with funny and humorous instrument voicing. "Counting Out Time" here does that well in that a New Orleans ragtime application is done to the nines. The second piece that reaches it's intent is "Carpet Crawlers" with the strings working to a haunting effect. Beautiful vocals and harmonies carry the tune well. My favorite track is "Supernatural Anesthetist" with fantastic guitar play in the apex of the tune. The most disappointing is "Riding the Scree" with a clarinet trying to replace the essential Mini-Moog from the original with a backdrop of horns that pale the fury.

D'Virgilio is no doubt a gifted drummer and vocalist, but the application here is out of place. A committed choice to mirroring or changing the original is this project's downfall. An "A" for effort.


Track List:
CD 1 :
01 - The Lamb Lies Down on Broadway
02 - Fly on a Windshield
03 - Broadway Melody of 1974
04 - Cuckoo Cocoon
05 - In the Cage
06 - The Grand Parade of Lifeless Packaging
07 - Back in NYC
08 - Hairless Heart
09 - Counting Out Time
10 - The Carpet Crawlers
11 - The Chamber of 32 Doors


CD 2 :
01 - Lilywhite Lilith
02 - The Waiting Room
03 - Anyway
04 - The Supernatural Anaesthetist
05 - The Lamia
06 - Silent Sorrow in Empty Boats
07 - The Colony of Slippermen
08 - Ravine
09 - The Light Dies Down on Broadway
10 - Riding the Scree
11 - In The Rapids
12 – It

Added: October 31st 2008
Reviewer: Jon Rice
Score:
Related Link: Artist Website
Hits: 3934
Language: english

[ Printer Friendly Page Printer Friendly Page ]
[ Send to a Friend Send to a Friend ]

  

[ Back to the Reviews Index | Post Comment ]


» Reader Comments:

Rewiring Genesis: A Tribute To The Lamb Lies Down on Broadway
Posted by Eduardo on 2012-05-02 02:39:27
My Score:

No poco se ha escrito acerca de estos remakes en la web, la mayoría argumentando con desaprobación el desafío de reiterpretar tan magnánima obra del progresivo clásico. ¿Clasico? ¡qué curioso! ¿No son los intérpretes quienes quienes recrean a los Mozarts y a los Beethovenes? - Sin intérpretes, con sólo el legado de sus partituras, y antes de la invención de Edison, todos los genios de la música serían una leyenda oscura.

Apreciaríamos la Novena en las mismas condiciones de su creador, pero, desafortunadamente para él, y todo lo contrario para nosotros, hasta los árboles erguidos del planeta la reconocen y la bailan, vamos, el niño más recóndito de la tierra siempre reconoce en su escondite las 4 notas de una Quinta. Las obras nos pertenecen, siempre que alguien se de cuenta que ahí estaban y sea capaz de eternizarlas en un papel.

Ya estamos grandecitos. Y parecereía que aquellas obras de nuestra rockera juventud luchan junto a la vejez que se avecina... pero no, son precisamente ellas quienes nos engañan y por eso, a todo deterioro del cuerpo le corresponde la vitalidad de su prima ejecución; a toda decepción de un presente vacuo, un ejemplo a seguir para quienes no saben qué decir con la guitarra nueva en las manos. ¡Carajo!, sin hablar de Carillo, sólo 7 notas (con sus bemoles y sostenidos) se han comvinado (como los 7 colores del arcoiris) para expresar todo lo inexpresable.

Y bueno, los testigos de la musicalmente venerable oveja tendríamos el derecho de indignarnos ante cualquier amenaza de un cover - déjame la obra como está jijo de tu porque el fonógrafo ya se encargó de las impurezas interpretativas; la reproduce tal cual fue, y nadie tiene ahora argumento alguno para mancillar ese hecho - al mismo tiempo que la crítica de los académicamente indelebles apoya con todo derecho a los soldados de un mejor Bach.

Entones ¿de qué estamos hablando? ¿has de estar muerto para ganarte la corona de un clásico y sólo entonces sea válido dejar recorrer el recuerdo de tus notas sobre el negro diapasón de tu tumba? Desde Edison casi nadie se ha muerto, ni si quiera los mismos autores han dejado sólo un ejemplo de cada una de sus obras. Ni en el Rock, ni en la vanguardia, y desde luego, ni en el Jazz.

A mi juicio, mi querido amigo, se vale, incluso antes de que muera Gabriel (cosa que por lo antes expuesto es imposible que suceda) o muera yo (cosa que me reconozco como mortal-no genio) realimentar con sangre nueva los hechos ocurridos durante el insomnio de una oveja en Broadway.No poco se ha escrito acerca de estos remakes en la web, la mayoría argumentando con desaprobación el desafío de reiterpretar tan magnánima obra del progresivo clásico. ¿Clasico? ¡qué curioso! ¿No son los intérpretes quienes quienes recrean a los Mozarts y a los Beethovenes? - Sin intérpretes, con sólo el legado de sus partituras, y antes de la invención de Edison, todos los genios de la música serían una leyenda oscura.

Apreciaríamos la Novena en las mismas condiciones de su creador, pero, desafortunadamente para él, y todo lo contrario para nosotros, hasta los árboles erguidos del planeta la reconocen y la bailan, vamos, el niño más recóndito de la tierra siempre reconoce en su escondite las 4 notas de una Quinta. Las obras nos pertenecen, siempre que alguien se de cuenta que ahí estaban y sea capaz de eternizarlas en un papel.

Ya estamos grandecitos. Y parecereía que aquellas obras de nuestra rockera juventud luchan junto a la vejez que se avecina... pero no, son precisamente ellas quienes nos engañan y por eso, a todo deterioro del cuerpo le corresponde la vitalidad de su prima ejecución; a toda decepción de un presente vacuo, un ejemplo a seguir para quienes no saben qué decir con la guitarra nueva en las manos. ¡Carajo!, sin hablar de Carillo, sólo 7 notas (con sus bemoles y sostenidos) se han comvinado (como los 7 colores del arcoiris) para expresar todo lo inexpresable.

Y bueno, los testigos de la musicalmente venerable oveja tendríamos el derecho de indignarnos ante cualquier amenaza de un cover - déjame la obra como está jijo de tu porque el fonógrafo ya se encargó de las impurezas interpretativas; la reproduce tal cual fue, y nadie tiene ahora argumento alguno para mancillar ese hecho - al mismo tiempo que la crítica de los académicamente indelebles apoya con todo derecho a los soldados de un mejor Bach.

Entones ¿de qué estamos hablando? ¿has de estar muerto para ganarte la corona de un clásico y sólo entonces sea válido dejar recorrer el recuerdo de tus notas sobre el negro diapasón de tu tumba? Desde Edison casi nadie se ha muerto, ni si quiera los mismos autores han dejado sólo un ejemplo de cada una de sus obras. Ni en el Rock, ni en la vanguardia, y desde luego, ni en el Jazz.

A mi juicio, mi querido amigo, se vale, incluso antes de que muera Gabriel (cosa que por lo antes expuesto es imposible que suceda) o muera yo (cosa que me reconozco como mortal-no genio) realimentar con sangre nueva los hechos ocurridos durante el insomnio de una oveja en Broadway.




© 2004 Sea Of Tranquility
For information regarding where to send CD promos and advertising, please see our FAQ page.
If you have questions or comments, please Contact Us.
Please see our Policies Page for Site Usage, Privacy, and Copyright Policies.

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all other content © Sea of Tranquility

SoT is Hosted by SpeedSoft.com